Hanna y Manuel. Palacio de Meres

Buenos días equipo!

Ya de vuelta a la normalidad y recién aterrizados del viaje de novios, ahora somo nosotros los que os damos las GRACIAS.

Uno no sabe lo que implica una boda hasta que se pone a ello y nunca sabes cuál va a ser el resultado.

En nuestro caso, y con vosotros de la mano, sabíamos que todo iba a ir bien, pero no tanto! Superásteis con creces todas nuestras expectativas, y eso que ya eran muy altas después de todo lo que habíamos escuchado sobre vosotros.

No tenemos ni un pero ni una sugerencia porque lo “bordásteis”. Desde el primer momento en que nos pusimos en contacto con vosotros: los emails, vuestros consejos para elegir el menú apropiado, la degustación en el Palacio de la Riega, que ya de por si es un regalo… hasta el día de la boda. Sois unos profesionales como la copa de un pino : )

Es verdad eso que dicen de que los novios el día de la boda no comen, entre tanta foto, tanto abrazo, brindis, sorpresas… al final das cuatro bocados, pero qué bocados! La calidad de la comida fue espectacular, la cantidad, que siempre se tiene miedo de que sea poco, perfecta, de hecho quien quiso pudo repetir, y el servicio de todo el equipo impecable.

No sólo nosotros estamos encantados, nuestros invitados desde el primer momento nos felicitaron por el nivel del catering (y siguen haciéndolo y acordándose de esas zamburiñas y esa merluza).

De verdad que no lo pudisteis hacer mejor. Hemos sido unos privilegiados de poder contar con vosotros. Estamos deseando volver por Gijón para ir a veros a La Salgar y, ahora sí con calma, poder disfrutar de nuevo de vuestra cocina.

Muchas gracias Sandra y Carmen! Ha sido un placer : )

Un abrazo fuerte,

Hanna y Lolo